Legado María de Villota

- La Vida es un Regalo-

Esta Fundación nace con un claro espíritu de ayuda a los demás, a los más necesitados, a los más débiles, a los niños, a los enfermos.

En ese camino de solidaridad y compromiso, hemos ido encontrando grandes protagonistas que nos hacen ser mejores: voluntarios, profesionales, familias, propios afectados… Y a lo largo del mismo, una estrella importante que nos ayudó a brillar.

Hoy nos acordamos de ella y de todo aquello que nos impulsó a vivir. María de Villota ha sido, para la Fundación Ana Carolina Díez Mahou y las personas a las que representa, un gran ejemplo a seguir.

• María comenzó su colaboración con la Fundación con una declaración de intenciones: poder ayudar en lo máximo posible a los niños con enfermedades neuromusculares y mitocondriales como embajadora.

• Su primera idea se hizo realidad a través de la campaña: “La Pulsera Solidaria de María de Villota”. La piloto diseñó estos complementos con el fin de recaudar fondos para el proyecto de rehabilitación de nuestra Fundación. Una vez más, nos enseñó su estrella.

• Formó parte de nuestro día a día y se implicó personalmente, no sólo en nuestras actividades sino, también, en la vida cotidiana de los niños enfermos. En este sentido, pasó a formar parte de las familias afectadas y siempre tenía un detalle con nuestros pequeños: en las terapias, en los juegos, en el día a día…

• Nos tuvo presentes en todos los eventos y lugares que visitó, reforzando nuestra imagen y dándonos a conocer.

• Incluso nos ayudó a veces de forma consciente y otras no, permitiéndonos ampliar el número de asociados y voluntarios de nuestra Fundación.

• Quiso compartir íntegramente con nosotros el premio que recibió de la Embajada de Dinamarca y la empresa Autorola, tanto a nivel de imagen como de recursos económicos.

• Realizó numerosas donaciones a título personal.

• Asistió a muchas de nuestras reuniones con familias y otras organizaciones afines, con la intención de compartir su experiencia, escuchar diferentes voces, ayudar a resolver problemas y a difundir las mismas.

• Y, sobre todo, eligió a nuestros niños para celebrar con ellos su primer aniversario desde el accidente y dedicarles importantes palabras en su libro: “La vida es un regalo”.

Esto y mucho más fue su regalo para nosotros. Y recogiendo el testigo de los valores que la caracterizaron (felicidad, energía, fortaleza, lucha, entrega, solidaridad, alegría…), nos unimos a la familia de Villota y a la Fundación Deporte Joven del Consejo Superior de Deportes para reforzar y continuar con el objetivo de seguir ayudando a aquellas pequeñas personas que a ella le gustaba llamar héroes a través del LEGADO MARÍA DE VILLOTA.

El “Legado María de Villota” es una iniciativa que nace en 2014 para difundir los valores de la piloto, y continuar su labor solidaria junto a las personas enfermas y los colectivos más necesitados.

 

Superación en la dificultad, Disciplina en su preparación, Perseverancia en sus objetivos, Optimismo como actitud, Espíritu de equipo y sacrificio, Determinación en la toma de decisiones, Empatía con las personas que la rodean y Familiar, fueron sus valores y señas de identidad.

 

Después de una extensa trayectoria de diecisiete años en las modalidades de karting, turismos, rallyes, GT's y monoplazas, María alcanzó su meta en 2012: la Fórmula 1.

 

El 3 de julio de 2012, sufrió un grave accidente durante los entrenamientos con su equipo de Fórmula 1, que le ocasionó severas lesiones. De forma instantánea, su sueño, al que había entregado prácticamente su vida, desapareció.

 

A partir de ese momento, María mostró una extraordinaria capacidad para reinventarse. Desde entonces, la Solidaridad será su razón de vivir, y la Fundación Ana Carolina Díez Mahou pasará a ser el centro de su vida, ayudando a niños afectados por enfermedades neuromusculares genéticas.

 

A consecuencia de las lesiones neurológicas del accidente, María falleció el 11 de Octubre de 2013 en Sevilla, en las horas previas a su participación en el Congreso “Lo Que De Verdad Importa”. Días antes, el Consejo Superior de Deportes le había nombrado Vicepresidenta de su Fundación Deporte Joven. Consternados con su desaparición y en colaboración con la familia, deciden continuar su labor difundiendo sus valores y obras solidarias, con el recuerdo de su eterna sonrisa. 

Recibe novedades​

© 2018 Fundación Ana Carolina Diez Mahou
G-86317682  Inscrita en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, bajo el número 28-1664 - Avenida del Valle, 38 - 28003 Madrid - Teléfono: 91 534 40 08 - Móvil: 686 472 711 

Aviso Legal y Privacidad  - Política de cookies